¿Qué son y cómo curarlos?

Heridas emocionales de la infancia: qué son y cómo curarlas

Las heridas emocionales de la infancia suelen estar relacionadas con los llamados “traumas”, y constituyen la consecuencia psicológica y emocional negativa que determinadas experiencias desagradables de la infancia provocan en una determinada persona.

Estas heridas condicionarán la vida posterior de los afectados, ya que su liberación es un paso necesario para recuperar el equilibrio mental y seguir con su vida. En este artículo de Psicología-Online vamos a exponer este tema, explicando cuáles son los heridas emocionales de la infancia y como curarlos. Además, te contamos por qué se producen y qué tipos de heridas emocionales existen.

Heridas emocionales de la infancia: ¿qué son?

Heridas emocionales de la infancia son la huella psicoemocional que acaba insertado en nuestro interior como consecuencia de experiencias dolorosas acaecidas durante nuestra infancia que condicionarán negativamente en mayor o menor medida nuestra vida.

Estas heridas normalmente funcionan en un nivel inconsciente principalmente por dos razones:

Ocurre en el período temprano de la vida.

Ocurre entre el embarazo y los dos primeros años de vida, lo que hace que sea difícil tomar conciencia de la experiencia tal como se produjo durante un período de la vida en el que el razonamiento no funcionaba y, por tanto, no había posibilidad de articular racionalmente la experiencia vivida.

Las heridas emocionales provocadas en este período de la vida son las más difíciles de curar por esta misma razón, ya que provoca que el registro se haya producido sólo a nivel sensitivo-kinestésico y, por tanto, de una forma mucho más visceral y difícil de racionalizar. y eliminar

Intentar evitar el dolor.

La experiencia es tan desagradable que la persona que la sufre, para evitar el dolor que le provoca el recuerdo de la experiencia negativa, se desborda en el inconsciente y se pierde, al menos temporalmente, su conciencia. Este sería el caso, por ejemplo, en una situación de abuso sexual infantil.

Sin embargo, incluso si se derivan del inconsciente, condicionar nuestra vida del mismo modo y, con el paso de los años, debido al malestar que generan en nuestro día a día, se hará necesario sacarlas a la luz para trabajarlas y sanarlas y, de esta manera, poder recuperar la perdió la paz.

Las heridas emocionales dan lugar a una serie de conductas disfuncionales o mecanismos de defensa que, precisamente por su inconsciencia, funcionan automáticamente con el objetivo final de evitar volver a experimentar el dolor vivido en la situación original que nos causó la herida emocional.

Heridas emocionales infantiles: qué son y cómo curarlas - Heridas emocionales infantiles: qué son

Por qué surgen las heridas emocionales

Surgen heridas emocionales de la infancia como resultado de experiencias traumáticas ocurrió durante esta vida. Según la fuerza de la herida emocional, el sometimiento inconsciente de la persona a los mecanismos de defensa creados a raíz de esta dolorosa experiencia será mayor o menor.

factores que determinan el peso o la fuerza de la herida emocional son las siguientes:

  • La intensidad del dolor experimentado desde la experiencia concreta.
  • La frecuencia de tal experiencia.
  • La calidad y nivel de confianza en la red social que nos protege.
  • Las características personales de la persona que vive la mala experiencia.

¿Cómo identificar las heridas de la infancia?

Las mayores privaciones de libertad y sumisión son comportamientos disfuncionales que se dan en casos de maltrato físico, sexual y/o psicológico en los que la inocencia de los niños es totalmente vulnerable y el terror que tales experiencias les generan les lleva a crear una barrera de protección psicológica a su alrededor, lo que dificulta en gran medida el desarrollo equilibrado y proyectos de vida saludables a nivel emocional.

Puedes saber si tienes heridas emocionales haciendo un autoanálisis sobre los siguientes comportamientos o sentimientos que las personas con trauma infantil experimentan en su vida diaria:

  • Gran rechazo hacia ellos mismos. y una enorme desconfianza hacia los demás.
  • Dificultades a la hora de establecer relaciones sociales en cualquier ámbito de tu vida.
  • Vida familiar compleja.
  • Dificultades a nivel relacional interpersonal, educativo, profesional.
  • Pensamientos negativos sobre sí mismos y consideración de que su vida es un fracaso.

Amplia tus conocimientos con nuestro post sobre violencia infantil.

Tipos de heridas emocionales infantiles

Si te preguntas cuáles son los heridas emocionales de la infanciadebes saber que, como en la mayoría de clasificaciones realizadas en el campo de la psicología o cualquier otro, las tipologías pueden ser muy variadas.

En este caso, consideramos tres tipos principales de heridas emocionales que engloban las diferentes manifestaciones concretas:

  • Heridas del abandono: en estos casos, los niños son abandonados por sus padres o cuidadores principales. Durante este período vital, los niños son totalmente dependientes de sus cuidadores, ya que el abandono provoca enormes heridas emocionales a nivel físico, psíquico y emocional.
  • Heridas por abuso o negligencia: en este segundo caso, los padres no abandonan al niño sino que le brindan una atención que carece de todo lo necesario para cubrir sus necesidades básicas fisiológicas, afectivas, sociales, psicológicas, etc. Estas situaciones de maltrato también provocan fuertes y dolorosas heridas emocionales en los niños que condicionará su vida adulta.
  • Heridas por eventos traumáticos (accidentes o muertes de seres queridos): en estos casos, no existe maltrato por parte de los padres, que, de manera inesperada, ocurre un evento negativo que afecta gravemente la psique y las emociones del niño y, en consecuencia, su desarrollo posterior.
Heridas emocionales infantiles: qué son y cómo curarlas - Tipos de heridas emocionales infantiles

Cómo curar las heridas de la infancia

Como todo trabajo psicológico de sanación personal, las heridas emocionales de la infancia necesitan sanación. proceso terapéutico a través del cual la persona integrará el acontecimiento como un hecho de su vida, pero dejará de sentirse dominada por el miedo y los mecanismos defensivos creados para empezar a retomar satisfactoriamente las riendas de su vida.

Este proceso se puede hacer personalmente o a través del seguimiento psicológico, dependiendo de la fuerza espiritual de la persona, la red de apoyo que la sustenta, la intensidad de la herida, etc. En ambos casos, el proceso de curación de las heridas de la infancia pasa por las siguientes fases:

  1. la negación.
  2. La crisis personal muy fuerte, que conducirá a la necesaria recuperación consciente de la experiencia traumática.
  3. La aceptacióncomo siguiente paso.
  4. el empoderamientoel momento final crucial en el que se desea lo “no útil” y se alimenta todo el potencial personal silenciado hasta el momento.

Si quieres ampliar esta información sobre cómo sanar las heridas emocionales de la infancia, lee nuestro artículo sobre Cómo superar el trauma emocional.

Este artículo es meramente informativo, en Psicologia-Online no tenemos capacidad para realizar un diagnóstico o indicar un tratamiento. Te recomendamos que consultes a un psicólogo para que te pueda asesorar en tu caso particular.

Si quieres leer más artículos similares a Heridas emocionales de la infancia: qué son y cómo curarlaste recomendamos ingresar a nuestra categoría de Crecimiento Personal y Autoayuda.

Bibliografía

  • González, A. (2021). Las cicatrices en el duelen. Editora de planetas.
  • Jackson, D. (2020). infancia interrumpida. Editorial Gaia.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.