Qué es, para qué sirve y propósitos

Taxonomía de Bloom: qué es, para qué sirve y propósitos

Benjamin Bloom fue el creador de la taxonomía de Bloom. Esta taxonomía clasifica y ordena el aprendizaje de las personas, lo que conduce a una mejor planificación de la acción por parte de los profesionales de la enseñanza. En este sentido, es una herramienta fundamental para el proceso de enseñanza y aprendizaje, por lo que la mayoría de los docentes la utilizan para establecer metas y objetivos de aprendizaje. Para saber más sobre la creación de Benjamin Bloom, no dudes en seguir leyendo este artículo de Psychology-Online: Taxonomía de Bloom: qué es, para qué sirve y propósitos.

Qué es la Taxonomía de Bloom: Resumen

Como ya mencionamos, benjamin florPhD en Educación de la Universidad de Chicago, fue el creador de la taxonomía de la flora. Es una taxonomía que clasifica los dominios del aprendizaje, es decir, un listado que clasifica las habilidades y procesos que pueden aparecer en las tareas educativas escolares y que, por tanto, son objeto de evaluación. Así, según esta taxonomía, se entiende que, después de realizar un proceso de enseñanza-aprendizaje, los estudiantes deben haber adquirido nuevas habilidades y nuevos conocimientos.

Específicamente, Benjamin Bloom desarrolló un jerarquía de los objetivos educativos que desea lograr con los estudiantes. De esta forma, los estudiantes no pueden alcanzar los objetivos superiores sin antes haber alcanzado los objetivos inferiores clasificados en la jerarquía. Dentro de esta jerarquía se identifican tres dominios: el cognitivo, el afectivo y el psicomotor, que profundizaremos a continuación.

Taxonomía de Bloom: objetivos

Los taxones o grupos clasificados (dominios) están estructurados jerárquicamente. Cada uno de estos grupos engloba diferentes subgrupos o subáreas y, al mismo tiempo, estos grandes grupos están condicionados y subordinados a grupos mayores. Así se puede llegar a los grupos superiores o llegar sin haber llegado previamente a los grupos inferiores.

Así, como se mencionó, existen tres objetivos educativos o dominios clasificados jerárquicamente: el dominio cognitivo, el dominio afectivo y el dominio psicomotor.

Taxonomía de Bloom: Niveles

1. Dominio cognitivo de Bloom

Este dominio de la taxonomía de Bloom se refiere a la área intelectual de los estudiantes Además, el dominio cognitivo comprende seis niveles o subáreas que se deben tener en cuenta: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.

  • Conocimiento: este nivel se refiere al conocimiento que los estudiantes deben tener sobre datos específicos y las formas y medios de tratar con esos datos. Suelen ser elementos que hay que memorizar.
  • Comprensión: para los estudiantes, este nivel consiste en captar el significado directo de una comunicación, un fenómeno o la apreciación de un hecho que ha sucedido. También vale la pena señalar que este nivel se subdivide en otros tres niveles: transferencia (intercambiar una forma de información por otra), interpretación (explicar el concepto de manera personalizada) y extrapolación (determinar posibles resultados o consecuencias).
  • Solicitud: este nivel se refiere a la capacidad de aplicar la información aprendida a un caso o problema real o hipotéticamente planteado.
  • Analizar: En este punto, es cuando hay que dividir las distintas partes de un mismo problema para poder analizarlas en detalle. Así, entendemos tres tipos de análisis: análisis de elementos (identificar los elementos que forman un todo), análisis de relaciones (captar las relaciones existentes en un mismo evento) y análisis de principios organizacionales (identificar lineamientos que sustentan la estructura del problema).
  • Síntesis: se refiere a la verificación de los elementos que forman un todo, es decir, la verificación de las diferentes partes que componen el problema o situación a evaluar.
  • Evaluación: este último nivel incluye la actitud crítica que deben tener los estudiantes frente a los hechos que componen el problema.

2. Dominio afectivo de Bloom

En este dominio de la taxonomía de Bloom, las metas educativas se basan en la conciencia y el crecimiento de los estudiantes de actitudes, emociones y sentimientos (propios y ajenos). Dentro del dominio afectivo se pueden identificar cinco subáreas, ordenadas jerárquicamente, del nivel más bajo al más alto, que se deben lograr de manera ordenada: recepción, respuesta, evaluación, organización y caracterización.

  • Recepción: en este nivel, los estudiantes deben ser capaces de prestar atención y observar pasivamente las emociones y actitudes de ellos mismos y de quienes los rodean. En otras palabras, se trata de tomar conciencia de las emociones y las actitudes.
  • Respuesta: Los estudiantes deben participar activamente en su proceso de aprendizaje, atendiendo a los estímulos (recepción) y reaccionando ante ellos de una forma u otra.
  • Evaluación: los estudiantes deben asignar valores a objetos, fenómenos y/o información. Es un comportamiento interiorizado y consciente.
  • Organización: en este nivel, los estudiantes pueden agrupar los diferentes valores asignados, las diferentes informaciones e ideas, y acomodar todo este conjunto dentro de su propio esquema mental. De esta forma, los alumnos pueden comparar, relacionar y elaborar toda esta información aprendida.
  • Descripción: en este nivel, los estudiantes ya han forjado un valor o creencia particular que influye en su comportamiento, convirtiéndose en una característica personal.

3. Dominio psicomotor de Bloom

Los objetivos educativos del dominio psicomotor se refieren al cambio desarrollado en el comportamiento, la destreza y/o la psicomotricidad de los alumnos, como por ejemplo, la manipulación de objetos con las manos. Este dominio de la taxonomía de Bloom comprende cinco subáreas a considerar: percepción, predisposición, respuesta guiada, respuesta mecánica y respuesta completa y clara.

  • Percepción: este es el primero de los niveles y consiste en que los alumnos tomen conciencia del mundo exterior que les rodea a través de los sentidos.
  • Predisposición: Los estudiantes deben demostrar que están física, mental y emocionalmente preparados para llevar a cabo las actividades asignadas.
  • Respuesta guiada: en este nivel los estudiantes son guiados por el docente o por instrucciones que los acompañan para realizar determinadas acciones, es decir, se trata de realizar acciones a través de ayudas que luego serán retiradas en su momento.
  • Respuesta mecánica: cuando los estudiantes realizaron acciones guiadas varias veces, generando una respuesta mecánica a tales acciones. Por lo tanto, este nivel representa el tiempo antes o antes de que la respuesta se convierta en una respuesta automática habitual.
  • Respuesta completa y clara: este nivel se refiere al momento en que los estudiantes son capaces de realizar dichas acciones de manera eficaz y eficiente, sin necesidad de ayuda alguna.

¿Para qué sirve la Taxonomía de Bloom?

La taxonomía de Bloom es muy fácil y efectiva para establecer objetivos de aprendizaje para los estudiantes y, así, planificar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sin embargo, cabe señalar que para llevar a cabo una buena planificación del proceso de aprendizaje de los alumnos, es fundamental aclarar una serie de aspectos. Más concretamente, debe quedar claro el área de aprendizaje, los objetivos propuestos, los instrumentos y herramientas de evaluación y las actividades a realizar.

Taxonomía de Bloom: Verbos

Luego de realizar las actualizaciones y revisiones pertinentes a la taxonomía de Bloom, se consideró necesario realizar una modificación específica: cambiar el uso de los sustantivos por el uso de los verbos. Los verbos de la taxonomía de Bloom actualizados se refieren al hecho de utilizar verbos, y no sustantivos, para describir los objetivos o niveles educativos que encontramos dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje. Por ejemplo, algunos de estos verbos son aplicar (aplicación), evaluar (evaluación), definir (definición), interpretar (interpretación), entre otros.

El hecho de clasificar los objetivos educativos de la taxonomía de Bloom actualizada a través de verbos, permite a los profesionales obtener una mayor claridad en las acciones que sus alumnos deben poner en práctica. Sin embargo, cabe señalar que estos verbos se utilizan únicamente en el dominio cognitivo y en sus subáreas o niveles.

Los verbos utilizados no son la base de la clasificación taxonómica o taxonomía de Bloom, sino que corresponden al nivel lógico, psicológico y pedagógico que comprende el objetivo esperado del estudiante.

Taxonomía de Bloom: tabla

La tabla utilizada en la taxonomía de Bloom se refiere a una tabla de verbos relacionado con la descripción o definición de cada uno de los objetivos educativos determinados, generalmente en el caso del dominio cognitivo y sus subáreas.

En este sentido, se trata de realizar un cuadro en el que aparezcan ordenados y secuenciales los objetivos educativos a cumplir por los alumnos. Cada uno de estos objetivos corresponde, en una columna contigua, a su descripción y, en la siguiente columna, a los verbos relacionados, como puedes ver en la siguiente imagen.

Como ejemplo, encontramos el primer objetivo “Conocimiento”, que se define como el reconocimiento de información previamente aprendida y al cual se le asignan verbos como: escribir, describir, identificar, numerar, enumerar, definir, entre otros. Entonces, es un forma más clara de organizar los objetivos educativos establecidos por profesionales de la enseñanza.

Taxonomía de Bloom: qué es, para qué sirve y propósitos - Taxonomía de Bloom: tabla

Imagen: diapositiva compartida

Este artículo es meramente informativo, en Psicologia-Online no tenemos capacidad para realizar un diagnóstico o indicar un tratamiento. Te recomendamos que consultes a un psicólogo para que te pueda asesorar en tu caso particular.

Si quieres leer más artículos similares a Taxonomía de Bloom: qué es, para qué sirve y propósitoste recomendamos ingresar a nuestra categoría de Educación y Técnicas de Estudio.

Bibliografía

  • Aliaga, SO (2011). Taxonomía de la flora. Universidad César Vallejo.
  • Guzmán, H. (2007). Aspectos conceptuales, metodológicos y operativos de los objetivos de aprendizaje. Educación Médica: Gaceta Médica Boliviana, 72-79.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.