Cómo iniciar una conversación según el liderazgo conversacional

cómo iniciar una conversación

Anota en un papel las actividades que realizas en un día y en las que dedicas la mayor parte de tu tiempo. Es probable que palabras como: dirigir, gestionar, facilitar, ordenar, corregir, organizar, resolver, etc. se encuentran en esta lista. La principal diferencia que existe entre el trabajo de un ejecutivo y una persona que trabaja como maquillador o ensamblando partes de un aparato, es que el ejecutivo pasa la mayor parte de su tiempo hablando. Más aún si se trata de un director. ¿Qué son las reuniones, encuentros y llamadas sino conversaciones?

Continúe leyendo este artículo de Psicología en línea si está interesado en liderazgo conversacional y sus lecciones sobre como chatear una conversacion.

La importancia de saber hablar

Dirigir, corregir, guiar, administrar, facilitar, mandar, etc., es necesario hablar. ¿Por qué, entonces, dedicamos tan poco tiempo a la forma de hablar de las personas en una organización? Muy pocas empresas dedican tiempo a estas reflexiones, e incluso hay organizaciones donde hablar abiertamente se considera un fracaso.

Normalmente, cuando encontramos fallas que necesitan ser reparadas, vamos directamente al proceso para ver qué salió mal y quién salió mal: ¿el proceso es correcto o debe mejorarse? Incluso ante situaciones en las que los procesos se rompen, reflexionamos poco sobre la forma en que las personas involucradas interactúan, es decir, la forma en que hablan.

El papel principal de un líder es facilitar los procesos que producen ciertos resultados y permitirán que una empresa tenga éxito o fracase. Pero en todo proceso hay personas involucradas. Así que no hay forma más poderosa de dirigir y facilitar que a través de la conversación. Cuanto más efectivas sean nuestras conversaciones, más efectivos somos.

La palabra conversación proviene del latín «conversarque significa «llegar a ser». Es decir, mientras hablamos nos convertimos en alguien diferente, nos transformamos a través de la palabra. Una persona nunca vuelve a ser la misma después de haber hablado con otra, un equipo de trabajo se transforma de acuerdo a las conversaciones entre sus integrantes. Esto se debe a que las conversaciones no solo cambian las acciones y los resultados, también cambian a la persona misma. Una organización es lo que es porque las personas que la componen son quienes son.

cómo iniciar una conversación

Muy bien. Puedo hacer un esfuerzo consciente para motivar a los empleados de mi grupo a lograr mejores resultados a través de conversaciones de carácter positivo, acercarse a ellos, mostrarles el lado amable de la moneda. Aun así, esto no garantiza que los resultados obtenidos mejoren o que mi intento de aproximación sea fructífero. A menudo contratamos consultores que cobran grandes cantidades de dinero para motivar a los empleados. En la mayoría de los casos, los éxitos son momentáneos y en el transcurso de unos meses la situación se revierte y aparece la frustración.

Conversaciones privadas y públicas.

Desde mi punto de vista, la respuesta está en que hay conversaciones sin abrir que son lo contrario de conversaciones que tú, a través del consultor o personalmente, quieres llevar al grupo. Piense en una persona en su trabajo que realmente no le guste. Ahora imagina que esta persona se te acerca con una caja de chocolates en tu cumpleaños. Esta persona viene con las mejores intenciones de complacerte, pero realmente sientes un disgusto por él, «sale mal».

Es probable que ante esta situación pienses: “Me quiere comprar, necesita algún favor”, “Seguro que le interesa llevarse bien conmigo y por eso me trae bombones”. Al final, recibes el regalo y amablemente agradeces (conversación pública) porque es de buena educación hacerlo, pero el sentimiento de disgusto no desaparece (conversación privada), incluso cuando se trata de los chocolates más caros y sabrosos. Ahora imagina esta misma situación con una persona en el trabajo en la que confías y te preocupas. ¿Es diferente? Apuesto que si. Tu conversación privada, lo que no dices cuando dices algo, es positivo y también lo son los juicios que tienes sobre esta persona.

Si quieres lograr mejores resultados en tu equipo de trabajo, tratar de mantener nuevas y mejores conversaciones con tu gente Para ello, es necesario entender y ser responsable de las conversaciones privadas, tanto del equipo como las tuyas, porque son las conversaciones privadas las que dominan todo sistema conversacional. Esto se puede lograr a través de la apertura, la interacción donde los pensamientos y las emociones no se distorsionan y siendo consciente de los propios juicios, miedos y rigidez. Cuanto más cerca estén nuestras conversaciones públicas de nuestras conversaciones privadas, más abierto y, por lo tanto, más potente será nuestro diálogo.

He aquí un ejercicio que me recomendó una persona a la que admiro mucho y que podría ser útil para identificar qué tan cerca están nuestras conversaciones públicas de las privadas:

  • trae a tu mente una conversación de trabajo reciente y que consideras tóxico e improductivo. Localiza cuál fue la emoción que reinó en la conversación y revivela.
  • Escríbalo en papel rayado (cualquier hoja de cuaderno sirve) y escríbalo exactamente como lo recuerda, como una obra de teatro:

Ejemplo:

  • Yo: «Hola, ¿has terminado con el informe?»
  • Él/Ella: «No, no tuve tiempo de hacerlo».

Es importante que dejes una línea o dos entre cada interacción para poder hacer el ejercicio.

  • Como si fuera una obra de teatro, dale un título a la conversación. Lee atentamente lo que has escrito y reflexiona: ¿Cuáles son mis juicios sobre esta persona? ¿Cuál era mi estado emocional previo a la conversación?
  • Hasta ahora, has escrito tu conversación pública con esa persona.
  • En las líneas vacías y con un color diferente escribe, entre cada interacción, la conversación privada, es decir, lo que realmente querías decir con esa frase. De la misma manera, escribe debajo de las interacciones de tu interlocutor lo que piensas o sientes que esa persona realmente quería decirte. Siéntete libre de escribir lo que te venga a la mente.

Ejemplo:

  • Yo: «Hola, ¿has terminado con el informe?» Nunca hace las cosas a tiempo, apuesto a que no has terminado el informe: te preguntaré
  • Él/Ella: «No, no tuve tiempo de hacerlo». De nuevo preguntando por el informe, quiere controlarlo todo!
  • Asigne un nombre al «trabajo paralelo» y compárelos entre sí. Reflexiona sobre esto. Es muy probable que ahora sepa por qué su conversación con esta persona no fue efectiva.
Cómo iniciar una conversación - Cómo iniciar una conversación

Recuérdalo:

  • El 80% de la efectividad en una conversación se basa en escuchar. No en vano tenemos dos orejas y una sola boca.
  • Puede obtener mejores resultados y un proceso más efectivo si cambia tu forma de hablarincluyéndote a ti mismo.
  • La conversación efectiva no es simple, debes entrenar y practicar. Busque cursos, artículos y libros sobre el tema. Yo personalmente recomiendo el libro de Rafael Echeverría «Ontología del Lenguaje», donde encontrarás amplia y completa información sobre este tema.
  • Evita forzar las conversaciones en tu equipo de trabajo, ponte en el papel de escuchar y comprender las conversaciones privadas que dominan el grupo.
  • La apertura comienza contigo mismotus esfuerzos serán inútiles si primero no aprendes a observar tus propias conversaciones y trabajar sobre ti mismo.

Este artículo es meramente informativo, en Psicologia-Online no tenemos capacidad para realizar un diagnóstico o indicar un tratamiento. Te recomendamos que consultes a un psicólogo para que te pueda asesorar en tu caso particular.

Si quieres leer más artículos similares a cómo iniciar una conversaciónte recomendamos que ingreses a nuestra categoría de Coaching.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.